• Es fundamental minimizar los potenciales factores de riesgo del aumento de colesterol malo
  • Entre ellos, se encuentran el tabaco, la diabetes, la obesidad, el sedentarismo o una dieta poco equilibrada

Las autoridades sanitarias llevan muchos años alertando de los riesgos para la salud humana asociados a un nivel alto de colesterol LDL en sangre. No en vano, y como explican desde la Mayo Clinic, institución para la divulgación y la investigación médica, «el colesterol alto puede generar una acumulación de colesterol en las paredes de las arterias», lo que «puede reducir el flujo sanguíneo a través de las mismas» y causar múltiples problemas como «dolor en el pecho, infarto de miocardio o derrame cerebral». Por esto es fundamental minimizar los potenciales factores de riesgo del aumento de colesterol malo.

Entre ellos, nuevamente según los expertos de Mayo Clinic, se encuentran el tabaco, la diabetes, la obesidad, el sedentarismo o una dieta poco equilibrada excesivamente rica en grasas saturadas y grasas trans. Al fin y al cabo, y ocurre ocurre con tantísimas otras cuestiones de salud, llevar una dieta equilibrada basada en los cereales integrales, las legumbres, las verduras, las frutas o los frutos secos, y con cantidades moderadas de productos de origen animal, es la mejor manera de prevenir el colesterol. No obstante, hoy nos hacemos una pregunta diferente: ¿Qué alimentos tomar para bajar el colesterol una vez está alto?

Es un tema bastante más concreto y acudimos a la Harvard Health Publishing, medio oficial de la Harvard Medical School, para encontrar las respuestas. Desde allí informan de al menos diez alimentos muy eficaces a la hora de combatir los altos niveles de colesterol LDL (lipoproteína de baja densidad). Entre ellos están la avena y la cebada, dos cereales integrales muy ricos en fibra. ¿El secreto? La fibra soluble nos ayuda puesto que «une el colesterol y sus precursores en el sistema digestivo y loas arrastra fuera del cuerpo antes de que entren en circulación». Es una de las muchas propiedades beneficiosas de la fibra dietética.

Lo mismo ocurre con otros alimentos como los frijoles, las berenjenas o las frutas, entre las que destacan algunas especialmente ricas en fibra como las manzanas, las uvas, las frescas o los cítricos. La clave vuelve a estar en la fibra. Aunque no siempre es así. Existen otros alimentos que son beneficiosos para luchar contra el colesterol porque «dan grasas poliinsaturadas que reducen directamente el LDL«. Y en esta categoría encontramos algunos como las nueces (y otros frutos secos), los aceites vegetales o los pescados grados. En caso de consumirlos en sustitución de mantequillas, mantecas o carnes, el beneficio es doble.

Por último existen alimentos que contienen esteroles y estanoles vegetales, extractos naturales que tienen la capacidad de «impedir que el cuerpo absorba el colesterol«. Como aseguran desde la Harvard Health Publishing, «las empresas los están agregando a alimentos que van desde la margarina y la barra de granola al zumo de naranja o el chocolate». Son tan efectivas estas sustancias que «obtener dos gramos de esteroles o estanles vegetales al día puede reducir el colesterol LDL en aproximadamente un 10%». Dicho todo esto, y como siempre, deberá ser un especialista médico quien establezca el mejor tratamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here